Un pecho a veces (*Primera experiencia “La Poesía no muerde”)

Debajo de la corteza terrestre también
a veces un sístole,
a veces un diástole,
un pecho a veces
y una caja torácica siempre
con un enjambre de moscas
saliendo de entre las costillas.

 

Siguiendo los pasos de la creación:
Ilustración: LaRataGris (Raúl Sánchez, Badalona) http://laratagris.com
Poema: Iván Rafael (Madrid) http://vozdetiza.wordpress.com/
Voz: Isabel Navarro (Madrid) https://poguemahonex.wordpress.com

Anuncios

PATERAS

http://www.ivoox.com/pateras_md_2313810_1.mp3″
Ir a descargar

Ahora que el viaje ha resultado ser
una estafa
que se paga con los ahorros de toda una vida,

ahora que ha caído la noche en medio del océano
sin que dejaran
una sola manta en el bote,

ahora que deshidratados y con principio de inanición,

ahora
que las alarmas y los focos de los guardacostas
han salido a nuestra captura
-o nuestro rescate-
para nuestra deportación o desahucio,
expolio
o expatriación,

y después de que hayan aparecido los primeros cadáveres
flotando
en la orilla de un alféizar
de la ventana de un quinto piso,

reitero:

por muy distinto que sea el color
de nuestra patera,
todos somos hermanos

hijos
de un mismo
capitalismo.

Iván Rafael

Un poema de amor y veinte versos de mierda

http://www.ivoox.com/un-poema-amor-veinte-versos-de_md_1886982_1.mp3″
Ir a descargar

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»
(Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Pablo Neruda)

No puedo escribir un poema de amor esta noche
y recitarlo luego como un balance de cuentas.

Las cifras tiritan en los paneles de la Bolsa
alumbrando una noche con las estrellas en venta.

Los pretendientes pujan debajo de los balcones
cantando serenatas en la jerga financiera.

No puedo escribir un poema de amor esta noche.
No puedo escribir que me siento como una cartera

donde tu eres un valor repartiendo dividendos
con un saldo positivo entre ganancias y pérdidas.

Que tus manos dan rentabilidad a mi producto
aumentando el rendimiento del flujo por mis venas.

Que tus labios son una oportunidad de negocio
si amplias tu demanda para colocar mi oferta.

No puedo escribir un poema de amor esta noche
aunque abras tu sesión y repunte mi tendencia.

Aunque nos fusionemos y coticemos al alza
y mi capital de beneficios entre tus piernas.

No quiero escribir un poema de amor esta noche
sino veinte versos de mierda.

Iván Rafael